Envío Gratis CABA y GBA para pedidos mayores a $7000     •     Escribinos por whatsapp al (+54) 11 6538-6662    •    Todas las tarjetas: VISA, MASTER y AMEX

Dormir sin lágrimas. Dejarlo llorar no es la solución


Venimos con un nuevo #eMamaRecomiendaLeer

Rosa María Jové es psicopediatra y especialista en trastornos del sueño infantil. De su ciencia y experiencia como mamá de dos pequeños, ha nacido este libro.

Para quienes no fuimos bendecidos con niños/as dormilones/as y que, por años, hemos sido depositarios de consejos acerca de cómo organizar y reglamentar el sueño de nuestros retoños para “dormir mejor”, este libro llega para echar luz entre tanta maraña de mitos y prejuicios.

“El sueño es un proceso evolutivo”, comienza Jové y bosqueja una luz de esperanza: “Todo niño sano, aunque actualmente presente despertares frecuentes o algún problema a la hora de acostarse, va a dormir correctamente algún día”. Lo hará incluso cuando no hagamos nada, y tu pequeño no será la excepción. Claro está que, como proceso evolutivo que debe ser respetado y acompañado, su maduración no estará completa hasta los 5-6 años. Paciencia…

¿Sabés cuántos niños de 7 meses son capaces de dormir de un tirón sin interrupciones? Apenas un 10% o 15%. Ello no quiere decir que no haya niños que no sean capaces de hacerlo, pero no es lo más frecuente ni normal.

Conocer cómo funciona verdaderamente el sueño infantil nos renueva el aire. Y es que las falsas ideas y las expectativas desmedidas, en muchas ocasiones, nos llevan a valorar las malas noches de nuestros hijos como más problemáticas de lo que en realidad son, empujándonos desesperadamente a diagnosticar problemas en donde en realidad no los hay.

¿Te han recomendado que dejes llorar a tu pequeño para que “aprenda a dormir solo/a”? Acerca de los métodos que buscan reglamentar el sueño infantil con eficiencia industrial, la autora explica:
“Los métodos de adiestramiento NO enseñan a dormir, solamente provocan un shock emocional que alteran en el menor los niveles de las principales hormonas que regulan nuestras emociones, y además le demuestran (a nuestros hijos) que no vale la pena quejarse porque nadie le responderá”. La actitud positiva y responsiva hacia el niño crea en el menor una tranquilidad que le ayuda a abandonarse al sueño…

Jové, sin fórmulas estáticas, nos aconseja en sus últimas páginas: “Cada bebé es irrepetible. Lo que funciona en uno, no funciona ni en su hermano. Desconfíe de métodos iguales para todos y mire a su hijo. Él le dirá en cada momento de su vida lo que necesita. Algunos padres aún creen que los bebés nacen sin instrucciones. ¡Mentira! ¡Ellos son las instrucciones!

Reseñas de @lostalleresdemama

Deja un comentario