Envío Gratis CABA y GBA para pedidos mayores a $7000     •     Escribinos por whatsapp al (+54) 11 6538-6662    •    Todas las tarjetas: VISA, MASTER y AMEX

5 tips para que decirle ‘bye’ al pañal sea una experiencia positiva


Una de las etapas que más ansiedad le provoca a los padres -y sobre todo a los primerizos- es cuando llega el momento de decirle adiós al pañal. Y es que dejar el pañal es un proceso difícil para los niños y vaya que pone a prueba la paciencia de los papás.

Muchas veces pensamos que existe una edad específica para deshacernos del pañal pero cada niño y niña tiene su proceso, por eso no hay que forzar el crecimiento de nuestro bebé, lo mejor que podemos hacer es dejar que ellos marquen sus tiempos.

Pero si te preguntas, ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo este proceso? ¡Fácil! Con el compromiso y la paciencia que requiere, pero también con estos tips que serán clave para que su transición del pañal a ir al baño sea algo positivo y fácil.

¡Adiós pañal, hola entrenador!

En promedio, a partir de los dos años de vida, tu pequeño puede estar listo para realizar las primeras prácticas para dejar el pañal, ¿crees que es pequeño aún? Con las siguientes señales podemos estar más seguros de que ya es momento:

  • Obedece sencillas instrucciones.
  • Avisa que tiene el pañal sucio.
  • Camina solo.
  • Ir al baño a la misma hora todos los días.
  • Cruza sus piernas, se toca el pañal o se agacha antes de orinar.

Tomá nota y llevá a cabo estos pasos para triunfar en este importante proceso en el desarrollo de tu pequeño “decirle adiós al pañal”.

1. Prepará un baño divertido y cómodo

El primer paso es acondicionar el baño de una manera divertida y que le de confianza para querer visitarlo. Encontrá un bacinica entrenadora que creas le puede gustar o dejá que él la elija. Personaliza su entrenador ya sea con su nombre o algunas pegatinas que él mismo coloque.

Si optas por comprar un asiento adaptador para el inodoro, asegúrate que sea cómodo y seguro, y a su vez no olvides comprar un banquillo para que tu pequeño pueda apoyar los pies para subir y bajar del inodoro con facilidad.

2. Enséñale cómo se debe hacer

Algo que tienen los niños es que aprenden con mayor facilidad imitando a los adultos, por lo tanto para que este proceso sea más fácil, muéstrales cómo deben utilizar su entrenador.

Cuando le estés mostrando a tu niño o niña cómo se usa el inodoro, no dejes de irle explicando qué es lo que estás haciendo para que vaya asimilando cada paso, enséñale lo que has «hecho», y cómo al final te limpias, te vistes, tiras de la palanca o presionas el botón y –muy importante- te lavas las manos.

Toma en cuenta que deberás ayudarlo a bajarse, subirse la ropa y limpiarse por algún tiempo, pero verte haciéndolo reforzará el entendimiento del proceso.

3. Usá ropa de entrenamiento

Utilizar ropa interior infantil con una protección extra absorbente o pañales desechables que se suben y bajan como la ropa interior, puede que te ayuden en este proceso, ya que permiten que tu hijo se los quite y se los ponga él solito. Algunos optan por utilizar la ropa interior de tejido para que comiencen a sentir de veras cuando hace pipí o popó.

La opción que elijas, introdúcela gradualmente, ciertas horas cada día, pero sigue poniéndole pañales normales por las noches en lo que logran darle un control a su esfínter.

4. Establece horarios para ir al baño

Para empezar, lleva a tu hijo a que se siente completamente vestido en su baño entrenador en momentos claves como después de desayunar, antes de bañarse, cuando van a salir o cuando normalmente suele hacer popó o pipí. Así se irá acostumbrando a ir al baño y empezará a aceptarlo como parte de su rutina diaria.

El cuerpo es sabio, es como un reloj, por eso tener momentos específicos para llevarlo al baño hará más sencilla esta transición de decirle adiós al pañal.

5. Sin castigos, regaños o comparaciones

Es súper importante que en esta transición de dejar el pañal no regañes ni castigues a tu pequeño si es que se llega a mojar, porque solo ocasionarás que se sienta avergonzado y triste por lo sucedido. Lo mejor que podrás hacer en esos momentos es pedirle que te ayude a limpiar lo que se ha ensuciado o que se cambie él solito.

Si tu pequeño logró ir al baño en su entrenador trata de no premiarlo con nada, simplemente celébralo con algunas palabras, gritos de felicidad o abrazos, pero sin darle nada a cambio.

¡Ahora sí! Recuerda que todo es a su tiempo, sólo ten en cuenta las señales que te compartimos al inicio del artículo que te indicarán si ya están listos para que puedan comenzar poco a poco a dejar el pañal.

Deja un comentario